Para todas o cuantas controversias o litigios que puedan derivarse de este Contrato, de su interpretación o ejecución, las partes con renuncia expresa a su propio fuero, si otro les correspondiese, se someten expresamente a la jurisdicción de los jueces y tribunales de la localidad en la que se encuentra domiciliada la oficina del Arrendador.